Información actual

El coronavirus está haciendo estragos en todas partes, por lo cual nosotros tampoco podemos comenzar la temporada el día 3 de abril como habíamos planeado. Informaremos en nuestra página web y en Facebook tan pronto como se pueda prever el final de la crisis y podamos volver a salir a la mar.

¡No pierdan el optimismo y cuídense mucho!

Nuestros mejores deseos Katharina Heyer y el equipo de firmm

Ronda

Merece la pena desviarse por el interior para visitar Ronda. La vista al tajo de unos 100 metros de profundidad es impresionante.

Puente nuevo, Ronda

Ronda fue fundada en el siglo VI a. C. por los celtas, entonces con el nombre de Arunda. El casco antiguo está situado sobre una meseta rocosa, que está conectada con la parte más moderna de la ciudad por tres puentes. El más espectacular es el Puente Nuevo sobre el barranco del Tajo de Ronda, construido en el siglo XVIII – hay una caída de unos 100 metros hasta el río Guadalevín. Para conseguir la famosa foto, siga el camino desde la Plaza María Auxiliadora hasta el Mirador Puente Nuevo de Ronda.

Justo al lado del Puente Nuevo, bajo la dirección del arquitecto José Martín de Aldehuela, se encuentra también la plaza de toros, que se terminó de construir en 1785 y es una de las más antiguas y grandes de España. Desde aquí se divulgó la forma actual de la corrida de toros española. En el museo adherido a la plaza puede informarse sobre ello. Ojalá pudiéramos añadir que la plaza ya sólo sirve como un monumento a tiempos pasados. Pero desgraciadamente, las corridas de toros siguen teniendo lugar en la plaza, aunque, según las encuestas, la mayoría de los españoles rechazan esta supuesta tradición.

Paseando por el casco antiguo también descubrirá algunos edificios de estilo morisco. La mayoría de ellos fueron destruidos después de la Reconquista, pero se conservan algunos testigos de la época, como los baños árabes o el Palacio de Mondragón, que hoy alberga el museo municipal. En el monasterio Iglesia de Santa María la Mayor en la plaza Duquesa de Parcent, al que Fernando el Católico elevó a la categoría de colegiata, se conservan algunas partes de la antigua mezquita: aún se pueden contemplar partes del mihrab (la hornacina de oración) con inscripciones árabes y el antiguo minarete que fue convertido en campanario.