Estrecho de Gibraltar

Como única conexión natural entre el Océano Atlántico y el Mediterráneo, el Estrecho de Gibraltar es una de las vías navegables más transitadas del mundo. El Estrecho es también un punto de encuentro para los amantes de la naturaleza; aquí se pueden ver ballenas, delfines y aves migratorias.

El estrecho entre el Atlántico y el Mediterráneo

El Estrecho de Gibraltar
Estrecho de Gibraltar con la dirección del tráfico marítimo

El Estrecho de Gibraltar conecta el Atlántico y el Mediterráneo, tiene unos 60 kilómetros de largo y entre 14 y 44 kilómetros de ancho. Como única conexión natural entre el Océano Atlántico y el Mediterráneo, el Estrecho de Gibraltar es una de las vías navegables más transitadas del mundo. Unos 300 barcos cruzan el Estrecho cada día, aproximadamente uno cada 5 minutos. Debido a las corrientes especiales también hay una gran cantidad y variedad de alimento aquí, que incluso atrae a las ballenas y los delfines. Durante las excursiones de observación de ballenas con firmm se pueden observar estos fascinantes mamíferos marinos.

El punto más estrecho del Estrecho se encuentra frente a Tarifa: desde la ciudad más meridional de Europa continental solo hay 14 kilómetros hasta el Monte Yebel Musa en Marruecos/África. Por lo tanto, muchas aves migratorias cruzan el Estrecho en sus viajes entre Europa y África.

Un vistazo a los tiempos primitivos

Mapa en relieve de la cuenca mediterránea con regiones limítrofes
Mapa en relieve de la cuenca mediterránea con regiones limítrofes

La actual cuenca mediterránea es un remanente del Mar de Tetis, que se originó hace unos 250 millones de años y desapareció gradualmente debido al desplazamiento de las placas continentales. Cuando la placa africana chocó con la asiática hace 15 millones de años, la conexión con el Océano Índico se cortó por primera vez. Hace unos 6 millones de años, también se cerró la conexión con el Atlántico, el llamado corredor bético, que se encontraba aproximadamente a la altura de la actual ciudad de Málaga. Este choque de las placas continentales, por cierto, originó la formación del Sistema Bético, una cadena montañosa a la que pertenece también Sierra Nevada.

Hace unos 6 millones de años, el Mar Mediterráneo se secó.

El Mar Mediterráneo estaba entonces completamente separado del océano y se secó con el paso del tiempo (probablemente a lo largo de varias decenas de miles de años) convirtiéndose en un enorme desierto de sal. En los lugares más profundos se depositaron grandes capas de sal con un grosor de hasta tres kilómetros. Esta época se llama la crisis salina del Messiniense.

El Estrecho de Gibraltar pertenecía entonces a una cadena montañosa sin conexión alguna con el mar - hasta que, hace unos 5,3 millones de años, el puente terrestre entre Europa y África se hundió ligeramente. El agua volvió a fluir hacia la cuenca mediterránea a través del actual Estrecho de Gibraltar. Durante varios milenios esto fue solo una pequeña cantidad. Pero el agua perforó cada vez más profundamente en el puente terrestre y con el tiempo fluyeron masas de agua cada vez más grandes, hasta que el nivel del agua en el Mediterráneo llegó a subir, al final probablement,e hasta 10 metros por día.

El Estrecho de Gibraltar hoy en día

Debido a que todavía se evapora más agua de la que suplen los ríos y las precipitaciones, el Mediterráneo se secaría de nuevo hoy en día sin la conexión con el Atlántico. El nivel del agua del Océano Atlántico es aproximadamente 1,5 metros más alto que el del Mar Mediterráneo en su extremo oriental, de modo que alrededor de 1 millón de metros cúbicos de agua por segundo fluyen hacia el Mar Mediterráneo en la superficie, lo que corresponde a un poliedro de agua de 100 metros de longitud de arista.

Debido a su alta salinidad, el agua del Mediterráneo es considerablemente más pesada y por lo tanto se hunde sobre la cuenca mediterránea más profunda, empujando las aguas profundas de vuelta al Atlántico. En las elevaciones y depresiones del Umbral de Caraminal en la zona del Estrecho, se producen turbulencias que transportan muchos nutrientes desde las profundidades hasta la superficie.

El agua rica en nutrientes junto con la luz promueve la formación de plancton vegetal (fitoplancton) - un requisito básico para que se pueda formar la gran oferta alimenticia. Las ballenas y los delfines también se benefician. Así que no es sorprendente que podamos observar regularmente siete especies de ballenas y delfines en el Estrecho a pesar del enorme tráfico marítimo.

Límite de velocidad para el Estrecho de Gibraltar

Para proteger a las ballenas, el Ministerio de Medio Ambiente español estableció un límite de velocidad de 13 nudos (24 km/h) para el Estrecho en febrero de 2007. firmm participó de forma significante en la decisión: nuestros años de experiencia e investigación, y nuestras exigencias contribuyeron a que este tema se llevara a discusión.

El Estrecho en la mitología

Escudo de España

El Peñón de Gibraltar y el Monte Yebel Musa en Marruecos son también conocidos como los Pilares de Hércules. Según la mitología griega, Hércules cruzó el monte Atlas para robar el ganado de Gerión. Pero con su fuerza sobrehumana partió la montaña por el centro y así creó el Estrecho de Gibraltar. Al final del Mediterráneo, marcó el fin del mundo con la inscripción NON PLUS ULTRA (no más allá).

Los Pilares de Hércules, con su inscripción, se introdujeron en el escudo de España bajo Carlos I de España y V del imperio alemán. Pero como América ya había sido descubierta, el lema fue cambiado a PLUS ULTRA (más allá). Columnas e inscripciones decoran también el actual escudo nacional de España.