¡Volvemos!

A partir del 1 de julio volvemos a la mar con las ballenas y los delfines. Esperamos recibirles pronto de nuevo y les deseamos unas relajantes vacaciones. Encontrarán información sobre las medidas necesarias de higiene y seguridad en Salidas diarias.

Nos vemos pronto en Tarifa, Katharina Heyer y el equipo de firmm

De animal terrestre a ballena

¿Sabías que las ballenas no vivían siempre en el agua? Hace 50 millones de años, sus ancestros aún vivían en tierra.

De animal terrestre a ballena

En la imagen de la izquierda ves el aspecto que tenían las ballenas hace 50 millones de años. De la ballena primitiva que vivía en tierra hasta la ballena actual fue un largo camino. Los animales tenían que adaptarse a la vida dentro del agua poco a poco. ¿Podrías describir lo que ha cambiado? ¿Qué pasó con las patas, la cola, el pelaje, las orejas y la nariz? ¿Cómo cambió la forma del cuerpo? El siguiente vídeo te dará la respuesta.

Adaptaciones a la vida dentro del agua

Evolución

Por supuesto, los cambios no eran tan rápidos y seguidos como en el vídeo. Fue un proceso largo que duró más de 10 millones de años.

Los arqueocetos te muestran claramente cómo el aspecto y el comportamiento de los animales fue cambiando poco a poco.

Entwicklung der Urwale

Los Pakicetidae (1) seguían viviendo en tierra y su aspecto recordaba un poco a un lobo. Encontraban a sus presas en aguas poco profundas. Los Ambulocetidae (2) ya tenían las patas y la cola más fuertes para poder moverse mejor dentro del agua.

Aún mejor adaptados a la vida dentro del agua estaban los Remingtonocetidae (3). Supuestamente cazaban activamente peces con sus largos hocicos, como hacen las nutrias de hoy en día. Los Protocetidae (4) eran muy buenos nadadores y tenían un cuello más corto para poder bucear mejor. En la cola se habían formado músculos.

Ahora los arqueocetos empiezan a parecerse a las ballenas y los delfines. A los Basilosauridae (5) solo les quedaban unas patas traseras muy pequeñas. Los orificios nasales se habían movido más atrás, pero seguramente seguían sacando toda la cabeza del agua para respirar. El cuerpo largo y delgado facilitaba la caza en ensenadas poco profundas. Mucho más pequeños eran los Dorudontinae (6). Vivían en la misma época que los Basilosauridae y también tenían las patas traseras minúsculas. Se presume que los cetáceos de hoy en día habrían evolucionado a partir de los Dorudontinae. La terminación -nae indica que se trata solo de una subfamilia. Durante mucho tiempo se incluía a los Dorudontinae en la familia de los Basilosauridae, cosa que ahora se pone en duda.