¡Sensacionales días de ORCAS!

por firmm Team

Texto: Brigitte Fotos: firmm

Cuando salimos el sábado 24 de julio a las 10:00 horas para la excursión de tres horas, los únicos pescadores que vimos en millas a la redonda fueron cuatro pateras marroquíes (pequeñas embarcaciones de madera utilizadas para la pesca). Los españoles no pescan los sábados y domingos, y los atuneros ilegales tampoco estaban en el mar.
Las pequeñas pateras estaban muy dispersas y durante la última semana habíamos visto muy pocas. Finalmente encontramos a las Orcas cazando Atunes solas por su cuenta. Había varios grupos, todas hembras con sus crías. Lucía también estaba allí con su nuevo bebé, al que llamamos espontáneamente Manuela. Consiguieron capturar un Atún muy grande, cuya aleta caudal aún sobresalía de la boca de una de las hembras. Comieron y disfrutaron mucho del festín. Ese día vimos un total de 15 Orcas, incluidas cinco crías y la recién nacida Manuela. Camorro, el apuesto macho de este grupo, estuvo nadando muy lejos, hacia Tánger. Allí estaba pescando solo.
Conociendo la posición de las Orcas, nos dirigimos también en la siguiente salida de dos horas al oeste. Y efectivamente nos encontramos de nuevo con las 15 Orcas. Como los pasajeros no esperaban ver a las Orcas en esta excursión, la sorpresa y la alegría fueron incluso mayores cuando fueron anunciados por los altavoces. Así que esta salida también fue una sensación absoluta.

El 30 de julio, la niebla había envuelto Tarifa hasta tal punto que tuvimos que cancelar las primeras salidas del día. Poco antes de la tercera excursión, a las 15:00 horas, la niebla se disipó por fin y nada se interpuso en la excursión prevista de tres horas. Inmediatamente nos dirigimos hacia el oeste en busca de las Orcas. De hecho, las encontramos en medio de muchos barcos de pesca. Había unas 18 Orcas alimentándose, repartidas en pequeños grupos de 4-5 animales. Fue un placer verlas. Cuando ya estuvimos de vuelta a Tarifa, vimos otro grupo de Orcas nadando hacia nosotros a las 11:00 (así indicamos hacia donde mirar a bordo). O eso pensamos. Resultó que no eran Orcas, sino Calderones Comunes. Nos sorprendió un poco ver a estos animales, ya que normalmente no se ven tan al oeste. Sin embargo, lo más inusual fue que nadaron hacia las Orcas a gran velocidad, como si quisieran ahuyentarlas.

Cuando comenzó la siguiente salida, sabíamos que los Calderones probablemente habían expulsado a las Orcas aún más al oeste. Como hacía buen tiempo y las olas no eran demasiado altas, fuimos a la zona de todos modos y avanzamos bastante bien. Apenas quedaban pescadores. En nuestro camino nos encontramos con un grupo de Delfines Comunes. Las Orcas no estaban. Cuando ya habíamos pasado Tánger en el lado marroquí y ya estábamos pasando Zahara de los Atunes en el lado español, las vimos: Lucía con Manuela y otras 5 Orcas. El ambiente era muy distinto al de la salida anterior, donde estuvimos rodeados de pescadores. Mucho más tranquilo. Dos crías se acercaron a la parte trasera del barco y jugaban en el agua burbujeante de la popa. Y así, otro exitoso "día de Orcas" llegó a su fin ...

Volver