¡Volvemos!

A partir del 1 de julio volvemos a la mar con las ballenas y los delfines. Esperamos recibirles pronto de nuevo y les deseamos unas relajantes vacaciones. Encontrarán información sobre las medidas necesarias de higiene y seguridad en Salidas diarias.

Nos vemos pronto en Tarifa, Katharina Heyer y el equipo de firmm

Percebes – polizones marinos

por Heike Pahlow

Texto & ilustración: Heike Pahlow, fotos: Mario Müller

Mientras nos sorprendía un divertido Calderón Común durante el avistamiento de ballenas, una criatura mucho más pequeña y no menos interesante atrajo nuestra atención cuando miramos las fotos.

Desde hace 20 años administramos la página Web de la fundación firmm y cada tantos años nos atrae el extremo sur de España para ver ballenas y delfines en el Estrecho de Gibraltar. Justo en nuestra primera salida fuimos mimados con avistamientos de delfines, un Cachalote y un grupo de Calderones Comunes.

Uno de los calderones era particularmente notable: como loco golpeó una y otra vez con la aleta caudal el agua, casi hasta el agotamiento. Entre los invitados a bordo comenzó inmediatamente la especulación - ¿Observamos aquí un ritual de apareamiento? ¿Quiere jugar? ¿Se siente perturbado por nuestro barco? Incluso la tripulación, que ha estado investigando estos animales durante años, no podía explicar realmente este comportamiento. No deberíamos haber molestado al grupo de calderones ya que el avistamiento se hizo con respeto y nuestro barco se detuvo cuando los animales aún estaban lejos - los calderones podrían haber escapado fácilmente de nuestra presencia. Y sin embargo nadaron directamente hacia nosotros, con el pequeño "golpeador" en medio del grupo. El tailslapping no es un comportamiento típico de los calderones, como nos dijo Katharina Heyer, la presidenta de la fundación firmm.

¿Qué había con su aleta caudal?

Mientras mirábamos las fotos más tarde, nos dimos cuenta que había algo colgando de la aleta caudal del calderón. ¿Podría haber sido esta la razón de su extraño comportamiento? El biólogo marino de firmm Jörn Selling identificó esos apéndices como percebes.

¿Percebes en mamíferos marinos? Queríamos saber más…

¿Que son los percebes?

Para nuestra sorpresa, percebes, que en alemán se llaman “mejillones de pato”, no están relacionados con los mejillones en absoluto, son más bien crustáceos como las gambas y los cangrejos. Las larvas se desplazan primero en el agua y luego se adhieren a las rocas o a los fondos y ocasionalmente también a los mamíferos marinos.

En la etapa adulta, la parte anterior de la cabeza se convierte en un tallo más o menos largo. En el extremo libre del tallo, la mayoría de las especies tienen un caparazón de dos lados (el carapax) que se asemeja a una concha de bivalvo y rodea partes importantes del cuerpo: boca, intestino, ano, sistema nervioso, genitales y extremidades... corazón no tienen.

Pero ¿por qué extremidades? ¡Una vez que los percebes se han asentado, ya no pueden moverse por sí mismos! Pues no lo hacen; con sus patas en forma de zarcillo (los cirros) estos animales (Cirripedios) pescan plancton del agua..

Hay diferentes tipos de percebes

Así como la palabra “ballenas” es un nombre genérico, bajo el término percebes se resumen muchas especies. Pueden tener un aspecto completamente diferente y se han adaptado a diferentes estilos de vida.

Illustration mit verschiedenen Entenmuschelarten

Pollicipes pollicipes: ocurre principalmente en rocas con oleaje fuerte
Lepas anatifera: se encuentra a menudo en madera a la deriva, ocasionalmente también en mamíferos marinos
Xenobalanus globicipitis: se adhiere a las aletas de ballenas y delfines

La especie Xenobalanus globicipitis, que cuelga de nuestro calderón, no tiene carapax y es más parecida a una sanguijuela; sólo los pies de zarcillo muestran la relación en los estados adultos. Estos percebes suelen acoplarse a las aletas de las ballenas, pero no viven parasíticamente, sino que se alimentan de plancton que extraen del mar. Sin embargo, los animales pueden obstaculizar a la ballena y una fuerte colonización de percebes puede incluso indicar un debilitamiento del sistema inmunológico del huésped. La presencia de percebes también se aborda en el informe de firmm sobre anomalías cutáneas en mamíferos marinos.

¿De donde viene el nombre en alemán e inglés?

Zeichnung einer Weißwangengans
Ganso Barnacla Cariblanca

Son probablemente las especies Lepas anatifera y Lepas anserifera a las que este orden debe su nombre alemán (“Entenmuscheln” = Mejillones Pato) e inglés (Barnacles). Anatifera significa tanto como "productor de patos", anserifera por lo tanto "productor de gansos".

Fueron probablemente los gansos Barnacla Cariblanca de los que se extrajo el nombre inglés para los percebes. Nunca se había visto a los gansos Barnacla Cariblanca empollar huevos en Europa Central, ya que sólo hibernan aquí y tienen sus polluelos en las zonas árticas donde pasan el verano. En la Edad Media no se sabía nada de la migración de las aves, pero se especulaba sobre ello... en algún momento se llegó a la conclusión de que las aves nacerían del caparazón de los percebes. Así que ambos animales tienen nombres muy similares en inglés: El ganso se llama “Barnacle Goose” y una especie de percebe (Conchoderma auritum) especializada en crecer sobre balánidos (otro tipo de Cirripedios, como Coronula diadema) se llama Goose Barnacle o Gooseneck Barnacle (ver las fotos de la Ballena Jorobada al fina del artículo indicado).

¿Les apetece una porción de percebes?

Lo que no podíamos imaginar después de toda la información y las fotos: ¡Los percebes también son comestibles! La especie Pollicipes pollicipes se ofrece en España y Portugal bajo el nombre de percebes como un manjar bastante caro. Se puede encontrar en costas rocosas en zonas de marea, cuanto más violentas las olas que golpean contra las rocas, más gruesos y carnosos son los percebes - una característica de calidad. Por lo tanto la cosecha es peligrosa, por eso el precio del kilo oscila entre € 15,- y € 300,-, dependiendo de la calidad y la demanda.

No podemos afirmar con certeza que la aparición de nuestro “Golpeador” realmente tuviera algo que ver con los percebes o si hubo otra razón. Pero sin él probablemente nunca hubiéramos aprendido nada sobre estos extraños animales. Y de repente pudimos ver en las fotos de nuestros viajes con firmm aún más delfines con estos polizones. Un detalle que nunca habríamos notado antes.

Volver